Emilio González Márquez ha señalado en diversos foros, incluso desde su administración municipal, que la transparencia es y será un eje central en su gobierno. Para ello emprendió y busca instrumentar acciones y políticas públicas que muestren que la transparencia será un punto nodal.

La transparencia, no hay que perder de vista, no se reduce a una ley de acceso a la información. No, pues ésta es una herramienta jurídica para instrumentar un valor que se pretende desarrollar e implantar en el ejercicio de gobierno. La transparencia en la ciencia política y la administración pública es un requisito equiparable a la eficiencia en la función, pero que hoy ha cobrado particular interés y necesidad, al retomar y asumir en ese concepto algo más antiguo: la publicidad de los actos de gobierno.
Sin embargo, la transparencia, como se ha asumido en México a través de leyes de acceso a la información, y en particular en Jalisco con la Ley de Transparencia e Información Pública, implica más que actos de publicidad gubernamental: asume otras exigencias, como rendición de cuentas y apertura de los espacios de decisión pública para la participación ciudadana en la toma de decisiones.
Si en Jalisco se pretende armar un gobierno transparente, considero, será necesario abordar y asumir la transparencia como un elemento transversal que no se reduzca a una ley.
La transparencia, como valor a implantar y operar, apunta a resarcir un problema más de fondo: la pérdida de confianza en las instituciones. Con sus actos, sobre todo aquellos que son paradigmáticos, el mandatario ha roto y anulado la confianza social hacia las instituciones.
Ocultar y alterar información, desde los pequeños detalles en el ejercicio de la función, han abonado a la pérdida de confianza, y ¿cómo se puede gobernar cuando cualquier acción estará sujeta a la sospecha?
Si la próxima administración estatal no quiere ser opaca, tendrá que someterse a una reingeniería institucional y legal que propicie en los operadores una nueva cultura de transparencia.
La próxima administración requiere definirse públicamente sobre los cambios que se operan a la Ley de Transparencia en Jalisco; pero sobre todo, tender una propuesta integral y transversal sobre todo el marco jurídico y administrativo del gobierno que encabezará. Transparencia para confiar.
Anuncios