Con propuestas definidas sobre la mesa, esta semana será crucial para el futuro del Instituto de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco (Itei). El próximo 2 de julio vence el plazo para el cual fueron electos dos de sus cinco consejeros integrantes, el Ejecutivo no considera una modificación en el número de sus integrantes (cinco), la fracción del PRI ha propuesto ampliar el número de integrantes a siete, y las fracciones del PAN, PRD, Panal, PT y PVEM, proponen una reducción a tres.

Primer escenario. El tiempo juega un papel crucial en la decisión. Con 22 días como límite, se tiene que reformar la Constitución, incorporando para ello a cuando menos la mitad de los Ayuntamientos, para reducir a tres el número de consejeros. De lograrse, el Congreso no tendría que elegir dos nuevos consejeros.
En el segundo escenario, si no prospera la reducción y se mantiene la integración actual, los días que restan orillarán al Congreso a tomar decisiones de altísimo riesgo. Además de dictaminar si son ratificados o no dos consejeros, tras una no ratificación deberá emitirse una convocatoria pública allegarse de propuestas, analizarlas, evaluarlos, someterlos al escrutinio público, y decidir en el pleno quiénes ocuparán las dos vacantes.
Un tercer escenario, más complicado, es la ampliación a siete el número de integrantes del Itei. Esto implica una reforma constitucional (involucrando a cuando menos a la mitad de los Ayuntamientos). Paralelamente, los diputados deberán dictaminar si ratifican o no a los dos consejeros que concluyen su periodo. Y resuelto esto, aprobándose la ampliación, lanzar convocatoria pública para elegir a cuando menos dos consejeros, o cuatro, si no son ratificados los que concluyen. Para cuando se resuelva esto, el 2 de julio habrá llegado o pasado.
En el segundo escenario, y sobre todo el tercero, el Itei quedará más sumergido en la incertidumbre, y sobre todo en posibilidad de parálisis en su órgano máximo de decisión; aunado a esto, por la presión del tiempo, la integración del Itei quedará sujeto a más negociaciones políticas, vulnerando uno de los elementos que deben caracterizar a los órganos constitucionales autónomos: su apartidización.
El Itei está en riesgo de ser el producto de una negociación política y quedar al servicio de quienes lo integran. De suceder, su autonomía será de membrete y el derecho a la información quedará en entredicho en Jalisco.

Anuncios