En la solemnidad religiosa de Cristo Rey del 27 de octubre de 1957, en Roma, Italia, Juan Sandoval Iñiguez, con 24 años y siete meses de edad fue ordenado presbítero. A esa ciudad había llegado a los 19 años para concluir sus estudios de filosofía y tomar los de teología. Sandoval, de Yahualica, ingresó al seminario a la edad de 12 años.

Sandoval fue ordenado presbítero por el arzobispo italiano Antonio Somé, entonces secretario de la Curia Romana, ex nuncio apostólico en Colombia y a la postre  cardenal.
Tras sus estudios en Roma, donde se licenció en filosofía y doctoró en teología dogmática, Sandoval regresó a Guadalajara, donde quien lo envió a Roma, el entonces arzobispo José Garibi Rivera, lo puso como formador del seminario.
En 1971, quien había sido su superior en el seminario, pero ahora arzobispo tapatío, José Salazar López, lo nombró vicerrector, pero con funciones de rector, del centro de formación sacerdotal más importante a escala internacional.
Ahí estuvo hasta 1988, cuando fue nombrado coadjutor de Ciudad Juárez, Chihuahua, y sucedió a Manuel Talamás cuatro años después. A los dos años (1994), tras el asesinato de Juan Jesús Posadas, fue nombrado arzobispo de Guadalajara.
Sandoval, de formación firme y recia, difícil de comprender hoy cuando la contemporización priva, mostró disciplina desde que era formado, y luego como formador. Como rector del seminario de Guadalajara formó generaciones de sacerdotes de la arquidiócesis, de la región Occidente, del país y el extranjero, sobre todo en los momentos de crisis en los seminarios. Sandoval mantuvo firme ese centro de formación. Al ser promovido obispo de Ciudad Juárez, otros obispos del país comentaban que había “se había tardado el Papa” en nombrarlo obispo; sin embargo, para la Iglesia, Sandoval era más útil como formador que como obispo. Incluso, el mismo Sandoval señala que es más fácil encontrar un sacerdote para que sea obispo, que para rector del seminario.
Como arzobispo de Guadalajara, en trece años Sandoval ha ordenado presbíteros a cuando menos 500 personas en Jalisco; y ha consagrado a diez nuevos obispos de México.

El próximo 27 de octubre, Sandoval cumplirá 50 años de sacerdote. Valdría la pena una lectura serena de su tránsito por estas tierras.
Anuncios