El Código de Derecho Canónico establece en el canon 401, parágrafo 1: “Al obispo diocesano que haya cumplido 75 años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias”. Bajo esta disposición, a la fecha ya habrán presentado su renuncia ante el papa Benedicto XVI tres obispos mexicanos, y el próximo año lo harán otros nueve, lo que implicaría una renovación de 11.4% del Episcopado Mexicano.

En la lista, superando los 75 años: Juan de Dios Caballero, auxiliar de Durango; Alfonso Humberto Robles, de Tepic; y el arzobispo de Puebla, Rosendo Huesca. En tanto, a partir de noviembre próximo llegarán al límite de edad para estar al frente de una diócesis: Fernando Chávez, Zacatecas; Javier Lozano, presidente del Consejo para la Asistencia de la Salud en el Vaticano; Ricardo Guízar, Tlalnepantla; Salvador Martínez, Huejutla; Juan Sandoval, Guadalajara; Abelardo Alvarado, auxiliar de México; José Fernández, Chihuahua; Pedro Aranda, Tulancingo; y Florencio Olvera, Cuernavaca.
Los obispos mexicanos son obedientes, y no cabe duda que al llegar al límite de edad presentan su renuncia al Papa; pero que éste la acepte y provea ipso facto de un sucesor, no es tan ordinario, aunque sí se ha dado, pero con obispos incómodos (como Samuel Ruiz y Arturo Lona, en años recientes).
Las circunstancias no son del todo cómodas para proveer de obispos nuevos a las diócesis. El proceso de promoción de obispos nuevos o traslado de otros para ocupar vacantes, no es del todo fácil.
A lo que podría señalarse como diócesis potenciales a quedar vacantes hay que considerar las que ya están en esa circunstancia: Aguascalientes, San Juan de los Lagos, Orizaba, Tlaxcala y la del rito melquita, Nuestra Señora del Paraíso.
De Juan Sandoval, que está en el supuesto de límite de edad, ya se especula sobre su renuncia, incluso hay “candidateables” para sucederlo, como Javier Navarro, de Zamora; y otros que suspiran, como Emilio Berlie, de Yucatán. Sin embargo, las condiciones de fortaleza de Sandoval hacen prever su permanencia por más tiempo de lo canónicamente previsto, y las circunstancias de otras vacantes más lo fortalecen.

Y en otro tema. Hay que estar alerta: una “ley mordaza” se cierne en Jalisco.
Anuncios