De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Giuseppe Bertello, Francisco Javier Errázuriz Ossa, Oswald Gracias, Reinhard Marx, Sean Patrick O’Malley, George Pell, Oscar Rodríguez Maradiaga y Laurent Monsengwo Pasinya
Francisco Papa integró “un grupo de cardenales para aconsejarlo en el gobierno de la Iglesia universal y para estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica “Pastor bonus” sobre la Curia romana” (http://attualita.vatican.va/sala-stampa/bollettino/2013/04/13/news/30794.html y http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/apost_constitutions/documents/hf_jp-ii_apc_19880628_pastor-bonus-index_sp.html). Se trata de los cardenales Giuseppe Bertello (Italia), Francisco Javier Errázuriz Ossa (Chile), Oswald Gracias (India), Reinhard Marx (Alemania), Laurent Monsengwo Pasinya (Congo), Sean Patrick O’Malley, (Estados Unidos) George Pell (Australia) y Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga (Honduras).
Detalles de este consejo, con el cual el Obispo de Roma tendrá contacto permanente, y su primera reunión colectiva será del 1 al 3 de octubre de 2013: O’Malley es franciscano capuchino. Rodríguez Maradiaga salesiano, Errázuriz fue cofundador y superior del Instituto de los Padres de (con sede en Alemania); cinco de tres son del hemisferio sur, donde están las dos terceras partes de los católicos; el coordinador del grupo es latino y centroamericano, Rodríguez Madariga.
Luego de detalles en el ejercicio de su ministerio que captaron su atención, a un mes de su elección, Francisco Papa da el primer paso de lo que puede derivar en cambios profundos en la Iglesia (éstos siempre son lentos, no espectaculares), retomando la propuesta de los cardenales durante las Congregaciones Generales previas al Cónclave del que surgió Francisco Papa de reformar la Curia Vaticana (gobierno central de la Iglesia).
La integración de este grupo de “consultores” directos del Papa muestra
tres rasgos fundamentales que serán decisivos en la reforma que resulte: recuperación-continuidad de uno de los principales aportes del Concilio Vaticano II, la colegialidad en la toma de decisiones; dar un paso decisivo para romper con el eurocentrismo de la Iglesia católica; y quitar el monopolio de la Curia Romana para su revisión, pues sólo uno de los miembros forma parte de dicha instancia (Bertello, Presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano), reafirmando la necesidad de romper con la “autorreferencia” de la Iglesia que ha señalado Francisco.
¿Qué surgirá de esto? Habrá que seguirlo con detalle sin esperar estridencias.

Fuente: Milenio-Jalisco
15 de abril de 2013
URL: 

Anuncios