Hoy, después de 18 días en que el Ejecutivo federal recibió la minuta de decreto con la que se reforman y adicionan disposiciones constitucionales en materia de derecho a la información, en específico la reforma en telecomunicaciones y radiodifusión, en Palacio Nacional el Presidente de la República sancionará dicho decreto, y correrán los 180 días para la elaboración de leyes secundarias, así como la adecuación de normas existentes con base a las nuevas disposiciones constitucionales.
El dictamen aprobado por los diputados el 25 de abril, y luego por senadores cinco días después se puede consultar enhttp://gaceta.diputados.gob.mx/PDF/62/2013/abr/20130425-III.pdf, pero a partir de mañana se podrá obtener lo sancionado por el Ejecutivo federal y publicado en el Diario Oficial de la Federación (www.dof.gob.mx), luego que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión notificó al Ejecutivo Federal que 24 Congresos locales (como constituyente permanente) dieron su voto aprobatorio a dicha reforma y adición constitucional (http://www.senado.gob.mx/index.php?ver=sen&mn;=9&sm;=26).
Los próximos 180 días serán decisivos sobre el futuro de esta reforma. Como se dice, ahora veremos de qué están hechas estas correas en sus principios constitucionales y que marcan la ruta a seguir en los 18 artículos transitorios del decreto. Por ejemplo: el nuevo Organismo Promotor de Medios Audiovisuales, su consejo ciudadano, la postergada ley que regule el derecho de réplica, el establecimiento de tipos penales “que castiguen severamente prácticas monopólicas y fenómenos de concentración”, nuevos mecanismos para homologar el régimen de permisos y concesiones de radiodifusión, así como los que aseguren la “promoción de la producción nacional independiente”; cómo se prohibirán los “subsidios cruzados o de trato preferencial”, los criterios con los que el Instituto Federal de Telecomunicaciones otorgará autorizaciones para el acceso a la multiprogramación, la creación de la norma que regule la convergencia y servicios en materia de telecomunicaciones, y entre otros puntos de amplia tarea, qué empresas extranjeras comenzarán a levantar su mano para invertir hasta cien por ciento en telecomunicaciones y comunicación vía satélite.
Más allá de discursos, ahora sí entraremos a las normas que harán operativos lo que como principios constitucionales son por el momento buenas intenciones.
10 de junio de 2013
Anuncios