El viernes pasado se constituyó el Frente por la Comunicación Democrática (http://goo.gl/vb8p8H). Periodistas, académicos, políticos, líderes de movimientos sociales lo convocaron e integran. No es una asociación ni una fundación, es un grupo plural de quienes ven en la iniciativa de creación de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión que envió el presidente Enrique Peña Nieto al Senado de la república un atentado a los principios constitucionales en materia de telecomunicaciones; un asunto de interés público que parte de la convicción por salvaguardar principios y derechos fundamentales a la comunicación, derecho a la información, libertad de expresión y condiciones equitativas para el desarrollo social, político, cultural y económico de todos en México.

El frente ciudadano no se centra en la persona del titular del Poder Ejecutivo. Sería ingenuo e iluso. El punto de foque está contra los poderes fácticos de que tienen el control de la comunicación, las telecomunicaciones. Y estos grupos tienen nombre y recursos que ven amenazados al democratizarse un bien y derecho público como es la comunicación.
En la lista de esas empresas, que en la práctica ejercen su presión sobre legisladores federales para sacar avante la iniciativa de Peña Nieto están Televisa con Bestel, Cablemás, Dish, Unefón, Iusacell, Sky, el propio consorcio Televisa (además de editoriales), Cablevisión; Grupo Salinas con Total Play, Iusacell y Unefón (con Televisa) y TV Azteca; el Grupo Carso de Carlos Slim con Telmex, Telcel, Uninet. Y en la lista de quienes se reparten no más del 30 por ciento en telecomunicaciones están: Axtel, Maxcom, Nextel, Telefónica y MVS.
¿Quién se comunica?, ¿qué se comunica?, ¿cuándo se comunica?, se responden a partir de quienes controlan las telecomunicaciones y la radiodifusión, y si esto, tan básico y fundamental de cualquier persona están sujetas a unos cuantos, el desarrollo integral de las personas y sus comunidades están sujetas a la lógica de ellos, donde el mercado es la norma; y por ende, las persona en comunidad, quedan subordinadas.
Fuente: Milenio Jalisco 14 de abril de  2014

Anuncios