Sala de Prensa de la Conferencia del Episcopado Mexicano

La reforma de la Iglesia católica que Francisco Papa quiere, pasa y depende de quienes en comunión con él conducen la Iglesia: los obispos. Éstos, en sus diócesis, con sus colaboradores más cercanos, los sacerdotes, así como los diáconos, son elementos clave en la reforma junto con religiosos y religiosas. Esta estructura está integrada por 5,300 obispos (incluyendo eméritos o jubilados); 414,313 sacerdotes; 42,104 diáconos permanentes; 55,314 religiosos y 702,529 religiosas; con 1,228 millones de fieles católicos laicos en el mundo, de acuerdo con el Anuario Pontificio 2014 (cifras de 2013).

Los obispos son piezas clave en la reforma, y la renovación del episcopado así como su perfil será fundamental. Francisco Papa ha marcado criterios para la elección de obispos: el 28 de marzo de 2014, en la Misa Crismal de Semana Santa, indicó lo básico: pastores con “olor a oveja” y que estén en las “periferias” (ver http://goo.gl/n9uVvy), luego, a la Congregación de Obispos, que conduce el proceso de elección de obispos (pues le presenta las ternas que los nuncios elaboran con propuestas de candidatos que cada obispo promueve) definió criterios más específicos (ver http://goo.gl/3P1Fye).
En año y medio, Francisco Papa ha nombrado a nueve obispos en México (por cierto, más jóvenes que los que nombró Benedicto XVI, quien nombró a 44 con un promedio de 54,5 años de edad, y Francisco con 51.4), y pendiente está el nombrar obispos para las diócesis de Orizaba y San Andrés Tuxtla, Veracurz, vacantes desde 11 de noviembre de 2013 y el 20 de marzo de 2014; además, por cumplir 75 años de edad, de acuerdo al Código de Derecho Canónico (canon 401), pendiente está la aceptación de su renuncia y nombramiento de sucesor de los obispos: Manuel Patiño Velázquez, Apatzingán; Ramón Calderón Batres, de Linares; Alberto Suárez Inda, Morelia; Héctor González Martínez, Durango; Renato Ascencio León, Ciudad Juárez; Francisco Ramírez Navarro, auxiliar de Tlalnepantla; y para noviembre, Emilio Berlié Belaunzarán, de Yucatán.
Guadalajara, por su parte, con cuatro obispos auxiliares (en la práctica tres), está ante la expectativa de contar con al menos otros dos auxiliares y/o la definición de la división de la circunscripción eclesiástica para crear, al menos, la diócesis de Ocotlán (con años estudiada, propuesta, y ahora reactivada).
Anuncios