La Arquidiócesis de Guadalajara encabeza la Provincia Eclesiástica del Occidente de México. Es una de las más importantes del país. Se integra por ocho Iglesias particulares o demarcaciones eclesiásticas (diócesis y/o prelaturas), encomendadas a un obispo, en unión con sacerdotes, en su mayoría atendiendo parroquias, con el apoyo de religiosos no sacerdotes y religiosas, en algunos casos.

La “geografía eclesiástica” sólo coincide con la “geografía política-administrativa” de municipios, no coincide con la “geografía política” de las entidades federativas. Es por ello, que en una Iglesia particular o diócesis abarque municipios de otras entidades.

Por ejemplo, de los 41 municipios que forman parte de la diócesis de Guadalajara (arquidiócesis por la preeminencia entre iguales con el resto), 39 son de Jalisco y dos de Nayarit (Amatlán de Cañas y la Yesca); o bien, Aguascalientes, integrada por 17 municipios, 11 son del Estado de Aguascalientes, 4 de Jalisco (Encarnación de Díaz, Ojuelos de Jalisco, Teocaltiche y Villa Hidalgo), y 2 de Zacatecas (Loreto y Villa García).

De los obispados con sede (donde está una catedral con su obispo) en el territorio, San Juan delos Lagos, Guadalajara, Autlán y Ciudad Guzmán de Jalisco, sólo los últimos dos tienen sólo municipios de Jalisco.

En el caso de la diócesis de Tepic, 16 municipios de ese estado la integra, pero con ella siete municipios de Jalisco, como Puerto Vallarta, Talpa de Allende, San Sebastián del Oeste, Mixtlán, Mascota, Guachinango y Atenguillo.

Por lo que toca a San Juan de los Lagos, además de contar con 20 municipios alteños de Jalisco, forma parte de esa diócesis el municipio de Purísima del Rincón, Guanajuato.

De esta forma, las relaciones político-sociales entre autoridades civiles y eclesiásticas son más amplias, pues las parroquias y los sacerdotes que las atienden, dependientes de un obispo diocesano, tienen que tratar e interactuar con autoridades de diversos estados, procesos y normatividades distintas.

Por ejemplo: El arzobispo de Guadalajara, además de interactuar con el Gobierno de Jalisco, debe considerar al Gobierno de Nayarit al tener parroquias en dos municipios de ese estado; o el obispo de Tepic considerar normas y autoridades de Nayarit y Jalisco.

Estructura de la Iglesia católica

La Iglesia, una, santa, católica y apostólica

Dios, creador de todas las cosas, ha querido salvarnos por medio de Jesucristo y convocarnos, mediante su Espíritu Santo, en su Iglesia, una, santa, católica y apostólica, sacramento de salvación, e instrumento de la comunión con Dios y entre toda la humanidad. La única Iglesia de Cristo se hace presente en las iglesias particulares, confiadas a la guía de un Obispo, quien es principio y fundamento visible de la unidad en esa Iglesia particular, en comunión con el Papa, quien, como sucesor de Pedro, es principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad de la Iglesia universal. El Nuncio Apostólico representa al Papa ante las Iglesias particulares de una nación y ante las Autoridades del Estado.

Las iglesias de una nación, unidas en la Conferencia Episcopal

Para promover una acción pastoral común entre las diócesis que forman parte de una nación, los Obispos se reúnen colegialmente en una institución de carácter permanente, llamada Conferencia Episcopal, cuyo principal órgano  ejecutivo es el Consejo de Presidencia, compuesto por el Presidente, el Vice Presidente, el Secretario General, el Tesorero General y dos Obispos Vocales elegidos por la Asamblea Plenaria de entre los miembros del Consejo Permanente.

Las Iglesias de un territorio, unidas en la Provincia Eclesiástica

Las diócesis vecinas se agrupan en provincias eclesiásticas, para fomentar la comunión con la Iglesia universal, es decir, con el Papa, y la unidad en la fe y en la acción pastoral en esa región. Preside la provincia eclesiástica el Metropolitano, que es a su vez Arzobispo de la diócesis que le fue encomendada.

La única Iglesia de Cristo, presente en las iglesias particulares

Las iglesias particulares, llamadas diócesis o prelatura, son una porción del pueblo de Dios que vive en un territorio determinado, cuyo cuidado pastoral encomienda el Papa a un Obispo, quien cuenta con la cooperación del presbiterio y de los diáconos, para promover la vocación y misión de las personas consagradas y de los fieles laicos. El Obispo, sucesor de los Apóstoles, y miembro del Colegio Episcopal, es, en comunión con el Papa, maestro de la doctrina, sacerdote del culto sagrado, principio de unidad y guía de la comunidad a él encomendada (cfr. 1 P 5,2).

Las parroquias

Las diócesis se dividen en territorios llamados parroquias. La Parroquia es una comunidad de fieles, cuya atención pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un Párroco. Para una mejor atención pastoral y la colaboración, las parroquias se reúnen en decanatos, los cuales integran zonas pastorales.

Ver infografía en:

https://magic.piktochart.com/embed/6026533-provincia-eclesiastica-gdl

Anuncios