El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en un partido de fútbol
El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en un partido de fútbol

La armonización y mejora de la Ley de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios no está concluida, mucho menos cerrada. Lo maltrecho aún se puede corregir. Hay tiempo, y este es el momento.

Luego de las modificaciones que hicieron los diputados locales el pasado 8 de septiembre serán enviadas al Poder Ejecutivo para su eventual sanción y publicación en el Periódico Oficial “El Estado de Jalisco”. En cuanto el Ejecutivo reciba la Minuta del Dictamen con las reformas, en un lapso de diez días podrá hacerle “observaciones”, de acuerdo a las facultades que le otorga la Constitución.

¿Eso es todo? No. Para que las reformas a la Ley de Transparencia en Jalisco puedan entrar en vigor se requiere, en paralelo que entren en vigor las reformas a la Constitución Política del Estado de Jalisco que los diputados locales aprobaron el pasado 25 de agosto. Las reformas a la Constitución local modifican el nombre del ITEI, pues ahora además de transparencia e información pública, será de protección de datos personales para quedar así: Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco; se incorpora como derecho humano la protección de datos personales, y se armonizan las facultades del ITEI con el INAI.

Para que las reformas a la Constitución entren en vigor se requiere que al menos 63 ayuntamientos de Jalisco las aprueben (en este proceso no participa el Ejecutivo). Pero resulta que a la fecha, ¡los Ayuntamientos no han recibido la Minuta de Decreto con las reformas constitucionales!, y para alargar más este asunto, los actuales 125 ayuntamientos están a nueve días de concluir y entrar en funciones nuevas autoridades.

Lo bueno en esto, es que se abre un periodo más amplio para corregir lo hecho por los diputados, teniendo como referencia que las reformas realizadas por los legisladores están previstas para que entren en vigor el 1 de enero de 2016, de no ser observadas por el Ejecutivo.

El balón de la transparencia aún está en juego. Tras la jugada del Congreso local, ahora el esférico pasa al Ejecutivo y tiene la oportunidad de un juego de conjunto y anotar un gol, que si quiere, puede ser espectacular. Claro, no se vale que sea con la mano (como el de Maradona del 22 de junio de 1986, en el Mundial de aquel año). El árbitro, ciudadanos y ciudadanas, están al pendiente. El partido no ha concluido.

Anuncios