INCUMPLIMIENTO CUMPLIMIENTO INCUMPLIMIENTO

El pasado 3 de noviembre, el Instituto de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco (ITEI) presentó los resultados de la Evaluación de Publicación de Información Fundamental 2015. “Los ayuntamientos de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) tienen los promedios más altos en transparencia”, se indica en el boletín de prensa del órgano garante.

¿Estamos ante una evaluación de transparencia o de cumplimiento de la ley?

Estimo que es más lo segundo que lo primero.

La Ley de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios vigente define la “información pública fundamental” como aquella que es “de libre acceso” y “que debe publicarse y difundirse de manera universal, permanente, actualizada y, en el caso de la información electrónica, a través de formatos amigables para el ciudadano, por ministerio de ley, sin que se requiera solicitud de parte interesada” (Art. 2, numeral 2, I, a); Art. 25, numeral 1, VI).

Esta información es “obligatoria para todos los sujetos obligados” (Art. 8, numeral 1).

En tanto, el artículo 5, numeral 1, VIII, señala al tratarse de “transparencia”, “se debe buscar la máxima revelación de información, mediante la ampliación unilateral del catálogo de información fundamental de libre acceso”; en otras palabras, la transparencia tiene que ver con la información adicional a la que la ley obliga a cada sujeto. La primera, “información fundamental”, no hace referencia a la transparencia, sino al cumplimiento de lo que dispone la ley.

Luego, en el artículo 35, sobre las atribuciones del ITEI, se indica que entre las que tiene está el “evaluar la transparencia de los sujetos obligados, según el cumplimiento de la información fundamental correspondiente”.

Si leemos esta atribución del instituto, con lo que se señala como “transparencia”, habría quien interprete que la “transparencia” queda subsumida en el cumplimiento de publicación fundamental, pero también, el “según” que dice el artículo 35, numeral 1, XVI, es el punto de partida para comenzar a hablar o referirnos a la transparencia.

Ahora bien, puesto que la “transparencia” no se reduce o subsume a la información fundamental, sino que apunta “a la ampliación unilateral del catálogo de información fundamental de libre acceso”, la evaluación que presentó el ITEI no es una evaluación de “transparencia”, sino de cumplimiento de la ley.

A partir de esto, podemos ver los resultados de las Administraciones municipales evaluadas hasta septiembre pasado, es decir, a las administraciones que concluyeron su periodo de gobierno, no a las que comenzaron el pasado 1 de octubre; o bien, podemos ver el nivel de cumplimiento de la publicación de información fundamental en que dejaron o entregaron la administración.

Decir que de los doce ayuntamientos de la Región #12 Centro evaluados sólo seis tienen calificaciones aprobatorias es engañar o autoengañarse. En sentido estricto, ninguno obtuvo la calificación mínima de cumplimiento de lo que manda la ley, y esto es el cumplimiento del 100 por ciento. La ley, por más que le busquemos, no señala que “podrán” ni “procurarán” publicar la información fundamental. Se trata de información “que debe [imperativo] publicarse y difundirse de manera universal, permanente, actualizada” (Art. 3, numeral 2, I, a).

Otra forma de observar los resultados de la Evaluación del ITEI es considerando que el porcentaje de “cumplimiento” tiene a su vez un porcentaje de “incumplimiento”. ¿O no?

Anuncios