El próximo 5 de mayo entrará en operación la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, y con ello se echarán andar una serie de instrumentos normativos y operativos, como son lineamientos que emitirá el Sistema Nacional de Transparencia (SNT) para que comience a operar la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), de acuerdo con el artículo Octavo de la referida Ley.

Estamos ante una situación de envergadura y profundo calado en materia de transparencia y acceso a la información pública, que de manera gradual, siempre y cuando haya consistencia, modificará las entrañas del ejercicio del poder público en México, en todos los órdenes de gobierno y llevará a la construcción de una ciudadanía más informada.

La PNT, instrumento para el ejercicio del derecho de acceso a la información y protección de datos personales en posesión de sujetos obligados, se integrará de cuatro sistemas electrónicos: uno para solicitudes de acceso a la información (nuevo Infomex), otro para la gestión de medios de impugnación, otro más para portales de obligaciones de transparencia, y uno para comunicación entre Organismos garantes y sujetos obligados.

La PNT implicará en todos los sujetos obligados una reconversión en la generación, administración y resguardo de información pública; replantear la gestión y administración de la información, y por ende, el ejercicio del poder público en todas sus áreas y niveles.

Pero el asunto está para preocuparse. A mediados de marzo, sólo ocho entidades del país (entre ellas Jalisco) habían armonizado sus respectivas leyes de transparencia con base en las nuevas disposiciones constitucionales y la Ley General, aunque el INAI ya interpuso acciones de inconstitucionalidad en contra de la leyes de Querétaro y Tabasco. A esto, además, le sigue la “armonización” de normas municipales. En Jalisco, los Ayuntamientos de la Zona Metropolitana de Guadalajara, con el ITEI, elaboraron un reglamento tipo municipal en materia de transparencia.

Jalisco va a la vanguardia, y a partir de mayo podrá comenzar a operar lo necesario para ser uno de los primeros en la PNT. Sin embargo, para ello se requiere estabilidad en el organismo garante, o de lo contrario echaremos por la borda lo avanzado; una eventual renovación del ITEI sería más que imprudente en medio de una transición de profundo calado en materia de acceso a la información.

Anuncios