El Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI) está en transición y en riesgo de perder la estabilidad lograda en los pasados tres años. Transición en doble vía: instrumentando nuevas disposiciones en materia de acceso a la información y protección de datos personales en un Sistema Nacional de Transparencia (SNT), en el que Jalisco ha sido modelo y referente, y ahora en un proceso “intervenido” de renovación de dos de sus tres integrantes del pleno del Consejo.
El SNT, a través de su Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) cruza una crisis técnica y operativa que busca resolver el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). Se trata de un programa de profundo calado para el derecho de acceso a la información no apto para improvisados y advenedizos. Si a escala local, en Jalisco ya implica un grado de conocimiento y especialización tal con casi 700 sujetos obligados, qué no decir cuando Jalisco es y será referente obligado de su éxito a escala nacional. Jalisco juega un papel clave en ese programa y proceso de instrumentación.
La “intervención” del proceso de elección de dos Comisionados para el ITEI será clave en lo anterior. La primera Convocatoria para la elección de Comisionados (ver http://bit.ly/2961Sme), incluso con su error inicial de invocar normas ya modificadas desde noviembre de 2015, respetó el espíritu de la ley: el Consejo Consultivo, sin intervención externa, lleva el proceso “filtro” para la primera selección de aspirantes mediante un examen conocimientos, que elaboró y evaluó un grupo de académicos y especialistas probos e independientes.
La filtración anticipada de los resultados no trastocó la legalidad y equidad del examen y proceso, aunque sí sembró la sombra de la sospecha (Dime quién siembra y sabrás el nombre de quien dio la semilla). Con ello y una lectura sesgada de la Ley-primera Convocatoria (la cual preveía un examen extraordinario a quienes no pasaron), diputados repusieron el proceso con una segunda Convocatoria (ver http://bit.ly/29c8Epj), “llevándose” parte del mismo al espacio del Congreso del Estado, y con ello posibilitar meter “nuevas cartas” para competir. ¿Será que en el primer filtro no salieron los que querían?, ¿será que tarde se percataron que por primera vez el Congreso quedaba acotado en un proceso de esta naturaleza?
El ITEI está en riesgo.

Anuncios