El Congreso del Estado eligió el pasado 25 de agosto a cuatro comisionados ciudadanos del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI), dos propietarios y dos suplentes. Fueron producto de un acuerdo político, natural y necesario en la toma de decisiones, sin embargo, marcado por el elemento que corrompe las decisiones: repartición de espacios (“cuotas”) que estigmatiza a los elegidos, los rebaja a piezas de negociación. Ahora, los elegidos, tendrán que reivindicarse.

Por primera vez, en la integración de un órgano de estado, el ITEI, con base en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios intervino en el proceso un Consejo Consultivo, integrado por ciudadanos y organismos sociales y de la sociedad civil, acotado a dos elementos: aplicar un examen de conocimientos apoyados de especialistas invitados y verificar de manera genérica los requisitos de elegibilidad. En dos intentos de examen de conocimientos el Consejo Consultivo tuvo fallas que deberán ser analizadas objetivamente; en tanto, los requisitos de elegibilidad requieren ser replanteados para perfeccionarse.

El filtro de un Consejo Consultivo para elegir comisionados ciudadanos del ITEI requiere fortalecerse. El próximo año habrá elección de la Presidencia del ITEI, la cual será rotatoria. ¿Qué se puede trabajar para consolidar el Consejo Consultivo?

  1. Si un consejero, con derecho, busca la reelección (Art. 57 de la Ley de Transparencia), primero debe salvarse ese derecho mediante un proceso de evaluación; y en caso de “no pase”, abrirse una convocatoria para elegir nuevos.
  2. Ampliar el “examen de conocimientos” a otros instrumentos que permitan evaluar y ponderar experiencia y compromiso en la materia.
  3. Precisar y ser más exigentes en la ponderación de instituciones que recomiendan. Si se observan las cartas presentadas por los elegidos, la duda está sobre la mesa: ¿Son instituciones con prestigio reconocido en materia de transparencia?
  4. Precisar y ser más exigentes en la ponderación de elementos que aportan los aspirantes para determinar si “han desempeñado tareas sociales, profesionales, académicas, empresariales o culturales, que denoten compromiso y conocimiento en materia de acceso a la información pública”.

Parece que esta elección fue como hacer hot cakes. Los primeros salieron quemados.

Anuncios