El lunes 6 de noviembre próximo deberá estar disponible para la consulta pública en el Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia, una herramienta de las cuatro que integra la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), la información fundamental que establece la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública de los sujetos obligados de las 32 entidades federativas y del Gobierno Federal. A partir esa fecha, la voluntad de ser transparentes quedará manifiesta o lo contrario.

Para nuestro caso, con base en la información que el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI) ha proporcionado para la PNT, nos referimos a 728 sujetos obligados de Jalisco: 139 del Poder Ejecutivo (secretarías y organismos públicos), dos del Poder Legislativo, cuatro del Poder Judicial, 420 del ámbito municipal (Ayuntamientos y organismos públicos), seis órganos autónomos, 25 partidos y organizaciones políticas, 27 fideicomisos y fondos públicos, y 105 sindicatos.

Ningún sujeto obligado podrá argumentar el sentirse sorprendido ante el plazo del próximo 6 de noviembre. Las disposiciones básicas están en la Ley General desde mayo de 2014 y los lineamientos para “la publicación, homologación y estandarización de la información”, además de estar a disposición pública para consulta desde 2015 con antelación a su publicación en el Diario Oficial de la Federación (4 de mayo de 2016), son precisos en su artículo Segundo Transitorio: “A partir de la entrada en vigor de los presentes Lineamientos, habrá un periodo de seis meses para que los sujetos obligados de los ámbitos federal, estatal y municipal incorporen a sus portales de Internet y a la Plataforma Nacional, la información a la que se refieren los Capítulos I al IV del Título Quinto de la Ley General, de conformidad con los criterios establecidos en los presentes lineamientos y en sus respectivos anexos.” (ver: http://bit.ly/2cc7jmu)

Quien centra la transparencia en atender solicitudes y pregonar su “éxito” y “eficiencia” en el número de éstas, lo único que hace es pervertirla; es no entender lo elementar: la transparencia es apertura proactiva, no que espera a que le pregunten y pidan. Esto debe ser la excepción. La transparencia basada en solicitudes es propia de quien oculta. El 6 de noviembre próximo veremos quiénes sí le apuestan a la transparencia.

Anuncios