Franco Coppola, sexto embajador del Vaticano en México desde que se restablecieron las relaciones diplomáticas entre ambos Estados en 1992, llegará a territorio nacional el próximo 28 de septiembre, y para ello este lunes 19 de septiembre el Papa Francisco lo recibió en audiencia privada. Entre los temas que al Papa le preocupan personalmente está la renovación del Episcopado Mexicano.

Coppola hasta el pasado 9 de julio fue nuncio apostólico en Chad y la República Centroafricana donde estuvo desde 2014; previamente fue legado pontificio en Burundi, también en el centro de África, a donde llegó en 2009.

franco-copolaEl pasado 11 de septiembre, Coppola salió de Bangui, República Centroafricana, y regresó a Roma, donde la semana pasada sostuvo reuniones con nuncios pontificios en el Vaticano, como una práctica trianual establecida por el Papa Francisco en 2013, y que este año concluyó con una celebración en el marco del Jubileo de la Misericordia.

Coppola nació en Magile, al sur de Lecce, en el extremo sur de Italia, donde la “bota” peninsular tiene su “tacón”, el 31 de marzo de 1957; fue ordenado sacerdote el 12 de septiembre de 1981 de la arquidiócesis de Otranto, al sur de Italia, en la región de Lecce.

Luego de su ordenación, ingresó a la Academia Pontificia Eclesiástica, el centro de formación de diplomáticos más antiguo del mundo, fundada en 1701, y de donde egresan los funcionarios de la Secretaría del Estado Vaticano, así como miembros de nunciaturas y delegaciones apostólicas, así como legados pontificios.

01640_17092016
17 de septiembre de 2016. Encuentro del Papa con nuncios vaticanos

Con estudios en Derecho Canónico, Coppola laboró en las representaciones pontificias del Líbano, Burundi, Colombia y Polonia, así como en la sección de exteriores de la Secretaría de Estado del Vaticano.

El 16 de julio de 2009, Benedicto XVI lo promovió como nuncio apostólico en Burundi, en el centro de África, y para lo cual lo hizo arzobispo, recibiendo la consagración episcopal el 12 de septiembre de ese año.

papa-en-catedralCasi cinco años después fue trasladado a la República Centroafricana, donde recibió al Papa Francisco el 29 de noviembre de 2015 en el marco de la visita que hizo el pontífice a ese país luego de estar en Kenia y Uganda.

Como antecesores nuncios apostólicos en México tiene a Jerónimo Prigione (1978-1997), a Justo Mullor García (1977-2000), a Leonardo Sandri (2000), a Giuseppe Bertello (2000-2007) y a Christophe Louis Yves Georges Pierre (2007-2016).

Este sábado 17, el Papa Francisco se encontró con todos sus nuncios a quienes les pidió tres cosas: servir con sacrificio como enviados humildes, acompañar a las Iglesias (locales) con el corazón de pastores y acompañar a los pueblos donde son enviados.

“Observar, analizar y referir son verbos esenciales, pero no suficientes en la vida de un nuncio. También hace falta encontrar, escuchar, dialogar, compartir, proponer y trabajar juntos, para demostrar  un  amor sincero,  simpatía,  empatía con la población y la Iglesia local”, les indicó y recomendó: ” No basta  señalar con el dedo o agredir a los que no piensan como nosotros. Es una  táctica miserable de las  guerras políticas y culturales de hoy en día, pero no puede ser el método de la Iglesia. Nuestra mirada debe ser  amplia y profunda. La formación de la conciencia es nuestro primer deber de  caridad y requiere delicadeza y perseverancia en su puesta en práctica”.

franco
29 de noviembre de 2015 . Franco Coppola Recibe al papa Francisco en la República Centroafricana

Sobre las nunciaturas, y su naturaleza, les dijo: ” Que la sede de la Nunciatura Apostólica sea realmente la ‘Casa del Papa’… no sólo para la función diplomática, sino por el carácter, propio y único, de la diplomacia pontificia. Vigilad para que vuestras  nunciaturas no se vuelvan nunca  refugio de ‘amigos y amigos de amigos’. Huid de las malas lenguas y de los arribistas”; y sobre su acción, “no abracéis  líneas políticas o batallas  ideológicas porque la permanencia de la Iglesia no se basa en el consenso  de los salones o de las plazas sino en la lealtad a su Señor que, a diferencia de los zorros y las aves, no tiene  madriguera o nido donde descansar su cabeza…”.

Como legados de él, Francisco les recordó que ” Para acompañar es necesario moverse…No esperéis a que la gente venga a vosotros …Sed una  verdadera expresión de una  Iglesia ‘en salida’ y  de una Iglesia ‘hospital de campaña’, capaces de vivir la dimensión  de la Iglesia local, del país y la institución a la que habéis  sido enviados… Esta cercanía es hoy una condición esencial para la fecundidad de la Iglesia.”

Pero les mostró una preocupación personal: la selección de obispos, puesto que el nuncio es el principal enlace en el proceso de selección de éstos frente al Papa y con los obispos locales que los proponen y promueven.

“Me  preocupa vivamente  la selección de los futuros obispos. Hablando a  la Congregación para los Obispos, hace algún tiempo, tracé el perfil de los pastores que considero necesario para la Iglesia de hoy:  testigos del Resucitado  y no portadores de curricular; obispos orantes, familiarizados con las cosas de ‘las alturas’ y no aplastados por el peso de ‘lo bajo’; obispos capaces de entrar con ‘paciencia’ en  presencia de Dios, para tener  la libertad de no traicionar el Kerigma que se les ha confiado;  obispos pastores y no príncipes  ni autoridades…Vosotros sois los primeros en escrutar  los campos para saber donde se esconden los pequeños David: los hay. Dios no deja que falten…”.

El más reciente obispo nombrado en México fue José Hiraís Acosta Beltrán, como titular de la diócesis de Huejutla, Hidalgo. Desde entonces la promoción de nuevos obispos, incluso el nombramiento de sucesores sobre quienes ya cumplieron el límite de 75 años de edad para presentar su dimisión, está detenida.

En la lista de obispos que esperan sucesor por límite de edad están Alberto Suárez Inda, cardenal y arzobispo de Morelia con 77 años y medio;  Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas, con 76 años pasados; José Luis Chávez Botello, arzobispo de Oaxaca, con 75 años y siete meses  de edad; José Guadalupe Galván Galindo, José de Jesús Martínez Zepeda  Héctor Guerrero Córdoba, Torreón (Coahuila), Irapuato (Guanajuato) y Mixes (Oaxaca), respectivamente.

Franco Coppola con el Papa Francisco, 17 de septiembre de 2016
Franco Coppola con el Papa Francisco, 17 de septiembre de 2016

A la par, hay obispos auxiliares que ya superaron el límite de edad: Rogelio Esquivel Medina, de la Ciudad de México, Juan Humberto Gutiérrez Valencia, de Guadalajara, y Juan Frausto Pallares, de León.

Para diciembre próximo, estará en la misma situación el obispo de Veracruz, Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, y el auxiliar de la ciudad de México, Antonio Ortega Franco.

Y en 2017, el foco de atención será el remplazo de Norberto Rivera Carrera, cardenal y arzobispo de México. Asunto no menor para la Iglesia en México.

La Oficina de Prensa del Vaticano informó el lunes 19 de septiembre que el Papa Francisco recibió en audiencia privada al Nuncio Apostólico en México, Franco Coppola. DE los temas tratados, donde se define la agenda del nuevo nuncio, no se informó, pero entre las preocupaciones “personales” del papa está la promoción de nuevos obispos.

Ver infográfico de legados pontificios en México.
[infogram id=”XLHSML9UstF6pRKH” prefix=”J2V” format=”interactive” title=”Legados Pontificios en México”]

Anuncios