Salvo en 2009, 2014 y 2015, Jalisco ha recibido menos de lo presupuestado por concepto de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) gravado a las gasolinas; el resto de los años ha recibido menos y aún falta el registro del “pago” de la federación correspondiente a diciembre de 2016. Para 2017, de acuerdo a la Ley de Ingresos del Estado de Jalisco, se tiene previsto recibir  mil 611 millones 416 mil pesos, 2.6 por ciento más de lo que previó para 2016.

Cada año, desde 2008, con base en información que proporciona la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Titular del Ejecutivo estatal presupuesta ingresos por IEPS correspondiente a gasolinas, aparte del IEPS que la federación también recauda y distribuye entre las entidades federativas por tabaco y bebidas alcohólicas.

captura-de-pantalla-277
IEPS “pagado” a Jalisco por la SHCP de marzo de 2008 a noviembre de 2016

Los criterios y fórmulas de distribución para los estados del IEPS a gasolinas, tabaco y bebidas alcohólicas no están disponibles a primera mano. Incluso, entre funcionarios de finanzas estatales es un “misterio”. ¿Es sobre el consumo de gasolinas que se compran en cada entidad?

Y lo mismo ocurre con otros impuestos federales, como el Impuesto sobre la Renta (ISR), sobre Automóviles Nuevos (ISAN), e Impuesto al Valor Agregado (IVA), que la SHCP recauda y luego distribuye una parte a los estados.

El IEPS a gasolinas es distribuido a los estados desde marzo de 2008, cuando comenzaron los incrementos mensuales en la gasolina. Y es “pagado” a los estados cada día 20 de mes, incorporándose a la “bolsa” total del presupuesto, sin que esté “etiquetado” para algo en específico, como ocurre con recursos destinados a Educación, Salud, Seguridad Pública, o bien programas especiales, que las entidades federativas y municipios tienen que “cazar” en la federación a través de gestiones directas, pero en mucho de los casos, sobre todo para municipios, desconociendo montos, reglas de operación, fechas y requisitos para acceder a ellos.

captura-de-pantalla-276
IEPS “pagado” por la SHCP a Jalisco de marzo de 2008 a noviembre de 2016

Esto último, la información para acceder a programas especiales con fondos federales, se ha convertido en un negocio para consultoras vinculadas a dependencias federales, quienes ofrecen sus servicios de “información” y gestión. La información pública como “mina” al interior y entre dependencias públicas.

De ajustar a la baja el IEPS a escala federal implicaría reajustar el presupuesto de egresos, pero a la par, los estados tendrían que hacer lo mismo en sus respectivos presupuestos.

Sería el juego de la cobija, primero federal y luego estatal. Qué cubro y qué descubro con ella. Tarea no fácil, pero factible con voluntad identificando aquellas zonas y puntos del presupuesto sobre lo prescindible; aplicar en las macrofinanzas públicas nacionales y estatales el “apretón” del cinturón que todo padre y madre de familia realiza cuando ve menguados sus ingresos.

Por otra parte, el “gasolinazo” nos ha llevado a conocer y dimensionar el IEPS a gasolinas. Pero nos falta información: ¿cómo distribuye ese IEPS la federación a los estados?, ¿qué hace, qué destino le da la federación y los estados a ese dinero? Es un tema de transparencia y rendición de cuentas. Mientras tengamos impuestos en México que sólo forman bolsas de las que “se toma” y “destina” sin criterios y reglas públicas, la discrecionalidad en el manejo de las finanzas públicas será la pauta que propicie el mal uso, el mal destino de lo público.

Anuncios