El próximo viernes, 5 de mayo, la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), y en particular el Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (SiPOT), estará liberado para que cualquier persona con acceso a internet pueda consultar la información fundamental común y específica que los más de siete mil sujetos obligados en el país (federación, estados, municipios, partidos políticos, sindicatos, organismos autónomos, descentralizados, entre otros) deben tener a disposición pública en sus respectivos portales de transparencia, con base en los lineamientos establecidos por el Sistema Nacional de Transparencia (SNT). Ver http://bit.ly/2oxtOp1 y http://bit.ly/2qihwVD.

Esta PNT debió entrar en operación el 5 de noviembre de 2016, pero el SNT dio una prórroga de seis meses para que todos los sujetos obligados cumplieran con su obligación de “alimentar” el SiPOT, luego de fallas que registró la PNT, que no ha dejado de tener problemas (“retos”, dicen en el INAI), y que padecen los y las titulares de las Unidades de Transparencia.

La PNT, no lo dudo, es el proyecto más ambicioso para instrumentar tecnológicamente el derecho de acceso a la información, pero tengo dudas de que opere como se ofreció; al menos ahora, pues tendrá que ajustarse en el camino, como calabazas en una carreta.

En 2007 comenzó el proceso para reducir las asimetrías en el ejercicio del derecho a la información en todo el país a través de una reforma constitucional que puso sus principios y bases; luego, en 2015, con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública se sustentó la PNT. Virtud jurídica, pero la ley no opera sola, y ahí estuvo el error de base que la PNT, como tecnología, no resolverá: la asimetría se pretendió y pretende resolver a golpe de decretos, de acuerdos, de arriba hacia abajo, del centro a la periferia; desde la federación a los estados; y en éstos, hacia los municipios.

El SNT no consideró que ante la asimetría jurídica, administrativa, política, cultura, social, económico-presupuestal, la gradualidad y subsidiaridad eran elementos indispensables para comenzar a caminar juntos. A todos se les puso a correr exigiéndoles un auto igual, cuando muchos ni conducir sabían. Y ahora llegan cansados al arranque.

Y esto apenas son las formas (formatos de carga) del SiPOT. Habrá que ver el contenido al que remitan, la información que muestren los sujetos obligados en sus respectivos portales a los que envíe el sistema.

Anuncios