En nueve días, los Congresos locales deberán contar con el andamiaje de los Sistemas Locales Anticorrupción, alineados al Sistema Nacional. La tarea no es sólo armonizar los marcos jurídicos a la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción y a la Ley General de Responsabilidades; eso en sí es una tarea que puede resolverse “en escritorio”; el principal reto está, en la armonización de lo local con lo nacional, el que cada entidad construya sistemas de acuerdo con sus necesidades y condiciones, y para ello se requiere partir de lo local hacia lo nacional. Como dice el dicho, si queremos llegar lejos, caminemos paso a paso.

La presión desde el centro del país es explicable porque el Sistema Nacional Anticorrupción, además de aún no definir a un Fiscal General Anticorrupción e integrar la sala respectiva en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, necesita que las entidades cuenten con la estructura mínima para que pueda comenzar la fase de construcción de lineamientos que homogenizarán una estructura de acción de observación para la combatir la corrupción. Eso, pues, llevará su tiempo.

En el ámbito local, está el acuerdo de redefinición sobre las facultades de instituciones claves: la Auditoría Superior del Estado, la Fiscalía General y con ella la de Anticorrupción, el Tribunal de lo Administrativo, que ahora sería de Justicia Administrativa, y lo que será el Comité de Participación Social (en lo nacional es Ciudadana). En todas ellas, el punto clave es la autonomía que tendrán.

A la par, es necesario definir los perfiles que se requieren para esas instituciones, y luego entonces, pensar en las personas a través de procesos abiertos, legitimadores, de tal suerte que quienes lo ocupen sean los que se requieren, no los que quieren aquellos que tomarán la decisión.

Un elemento poco considerado en lo que será el Sistema Local Anticorrupción, y que la Ley General dejó a cada entidad definir, tiene que ver con los municipios. Ahí la tarea implica una creatividad sin que ello suponga reproducir modelos que serían inviables en la realidad y condiciones de los municipios. No perdamos de vista que las prácticas de corrupción hay que atenderlas desde abajo. Centrarse en estructuras centrales sólo nos llevarán a construir castillos en el aire.

 

Dictamen de la Reforma Complementaria a la Constitución Política del Estado de Jalisco sobre el Sistema Anticorrupción del Estado

Aprobada por el Congreso del Estado de Jalisco el jueves 13 de julio de 201710

 

Dictamen de la Reforma Constitucional del Estado de Jalisco con la que se crea el Sistema Anticorrupción del Estado

26 de noviembre de 2016

Anuncios