La ciudadanía tiene dudas sobre la información que se publica en los portales de transparencia de los sujetos obligados, de cualquiera: ¿es verdadera o no?, ¿está completa? Me uno a esas dudas, sobre todo cuando se pone la atención en información específica.

En contrapartida, los sujetos obligados apoyan su seguridad sobre la información que publican en sus portales de transparencia en las “evaluaciones” que les hacen agentes externos, consultoras, organismos garantes de transparencia, para asegurar que son tanto o más porciento “transparentes”. Bueno, en sentido estricto, lo que tienen en común todas las evaluaciones es medir qué tanto publican, ya sea con base en la ley o la metodología que diseñan para ello. Y ninguna llega al cien por ciento de “cumplimiento”.

¿Es útil la información que se publica en los portales de transparencia? Considero que no, e incluso, se ha convertido en una puesta en escena para decir que se es transparente.

El socavón en el paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca, Morelos, puso en evidencia al Gobierno federal de las mentiras (aunque le digan errores) sobre los contratos otorgados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a las empresas que realizaron las obras: información falsa e incompleta.

¿Quiere ver la información más inútil en materia de transparencia? Ingrese al Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (SIPOT): http://consultapublicamx.inai.org.mx:8080/vut-web. La información que le arrojará será un conjunto de datos que lo remitirán a los portales de cada sujeto obligado, y ahí, a comenzar otra “navegación” para iniciados. Claro, suponiendo que los sujetos obligados hayan cargado la información básica y común para todos, que permita búsquedas comunes.

El SIPOT, como los portales de transparencia, son un laberinto que más bien parece que oculta información, en lugar de mostrarla. Se encuentra más información útil a través de Google, e intuitivamente ofrece resultados que facilitan la búsqueda. Claro, también hay información basura, pues la búsqueda es sobre un universo mayor de información, donde el autor puede ser cualquiera.

La prueba de fuego sobre la información pública de los sujetos obligados es verificar si con esa información publicada toman decisiones, o tienen su información “reservada” sobre proyectos, contratos, licitaciones, nómina, presupuestos, auditorías, etc. ¿Quién es el transparente para publicar la información con la que toman o tomaron decisiones?

Anuncios