En el límite, con lo mínimo para arrancar, Jalisco sentó sus bases constitucionales y la Ley Anticorrupción del Estado de Jalisco (ver: http://bit.ly/2vc3tmw), para echar andar un Sistema vinculado al Nacional Anticorrupción que prevenga, investigue y sancione las faltas administrativas y hechos que la ley señale como delitos en materia de corrupción. Son bases, aún faltan otros elementos de esta “macro estructura” para su operación.

Por lo pronto, el Congreso del Estado de Jalisco emitió la convocatoria para que a más tardar el próximo 14 de septiembre se elija a las nueve personas que conformarán el Comité de Selección que tendrá como función la elección de las cinco personas que serán el Comité de Participación Social (ver http://bit.ly/2vbVo10). Este último comité será clave para el funcionamiento del Sistema Anticorrupción del Estado a través del Comité Coordinador del mismo, donde estarán la Auditoría Superior, la Fiscalía Especializada Anticorrupción, el ITEI, la Contraloría del Estado, el Consejo de la Judicatura y el Tribunal de Justicia Administrativa.

Tanto el Comité de Selección como el de Participación Social descansan en la participación ciudadana, pero no cualquiera, sino aquella que destaque, como especializada “en materia de fiscalización, de rendición de cuentas y combate a la corrupción”.

En este año hemos observado a especialistas, conocedores e interesados en transparencia, acceso a la información, protección de datos personales, derechos humanos, a través de diversas convocatorias que ha emitido el Congreso del Estado para la integración del ITEI y la CEDHJ; ahora, estamos ante la oportunidad de ver a especialistas en fiscalización, rendición de cuentas y combate a la corrupción. Temas concurrentes, vinculados, pero a fin de cuentas, especializados.

¿Qué perfil se requiere para cada comité (de Selección y de Participación Social)? ¿Académicos para uno, activistas para el otro?; ¿la combinación equilibrada para ambos? ¿Agentes externos de las instancias públicas o más bien independientes?; ¿o la combinación de ambos? ¿Personas con probidad y autoridad moral para imbuirse en la peste de las entrañas y estructuras de la corrupción sin contagiarse? ¿Especialistas fríos que tienen que pasar de los libros y el deber ser a la vida real donde las estructuras son operadas por personas de carne y hueso?

El arranque del andamiaje del Sistema Anticorrupción del Estado marcará su futuro y efectividad.

Anuncios